martes, 15 de febrero de 2011

El silencio ante la vergüenza ajena y un poco propia

Todavía, a 2 años, de las elecciones donde veíamos a un payaso prometiendo la reinstauración del servicio militar obligatorio como eje fundamental de su plataforma política a diputado nacional; me resulta incomprensible que un ser detestable y descaradamente hipócrita como Alfredo Olmedo haya accedido a una banca en el Congreso de la Nación.
Como salteño me resulto vergonzoso que enviásemos a un incompetente a representarnos. El hecho que anduviese en punta del este haciendo campaña para gobernador (de Salta?) o en Mendoza era tristemente pintoresco. Pero, aunque avisorable, me resulto vergonzoso el destape del real comportamiento de este diputado millonario. Lógico que quien no paga impuestos, no paga sueldos establecidos en el CCT y no brinda las condiciones mínimas de habitabilidad a sus trabajadores se enriquezca.
Y si no fuese suficiente la evidencia irrefutable de las fotografías y los testimonios vinculando inexorablemente a Olmedo, el duque de la soja, sale a defenderse argumentando que sus trabajadores tienen Direct TV y PS2. Llegó a manifestar que deberían sancionar secretaría de trabajo de la provincia de La Rioja por permitir esas condiciones de trabajo. La actuación del estado riojano llegó, le clausuraro un campo al diputado salteño por las "condiciones infrahumanas" del alojamiento de unos 400 trabajadores rurales.
Además, podrían aplicarle una multa de hasta 100 mil pesos y la pérdida de los beneficios impositivos del régimen de promoción agrícola. Según se adelantó, también será denunciado penalmente por la presunta violación de la ley de trata de personas.
Por otra parte el homófobo diputado ve como se van terminando algunas de las situaciones que lo favorecía . Así lo manifestó el ministro de Desarrollo Económico de Salta, Julio César Loutaif, quien estimó que Olmedo tendrá que pagar entre 7 y 8 millones de pesos, porque tiene sembradas con soja entre 20 y 22 mil hectáreas; modificando el contrato de Salta Forestal, que se había negado a renegociar. Cada hectárea produce alrededor de tres toneladas, a 1.400 pesos la hectárea, son 80.000.000 de pesos de ganancia, de los cuales el 10 por ciento debe pagarlo al Estado".
El descaro no tem fin.
Olmedo expresó: “Urtubey lo único que quiere es perjudicarme, es una clara maniobra de su parte”. Quiso culpar al primer mandatario salteño de la acusación manifestando que “claramente sabe que dentro de 60 días pierde la gobernación y quiere ensuciarme no sólo a mí, sino también a mi familia”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION