viernes, 14 de octubre de 2011

Ragone: Un juicio con castigo parcial

11 de marzo de 1976 - 11 de octubre de 2011
Por Alejandra Paredes

El martes comenzó como un día soleado en donde el típico movimiento de la ciudad judicial, alteró su bio ritmo porque a las 8 de la mañana un escenario móvil, se montó a las puertas del palacio de Justicia para dar un marco cultural a un hecho de suprema relevancia histórica, la condena a quienes asesinaron y desaparecieron al gobernador Miguel Ragone. Con él resultaron víctimas, el almacenero Santiago Arredez y Margarita Leal de Martínez, vecina. Hoy las miradas se cruzaron entre víctimas y victimarios, el cuerpo del médico del pueblo no aparece y su familia vio salir en libertad a Zanetto y Soraire.
En el esenario los abogados querellantes,
artistas y algunos funcionarios
Un pueblo que no se volcó por miles; solo los grupos que siempre estuvieron a la par de familiares, víctimas y amigos se habían convocado para colocar, desafiantes como el dirigente desaparecido, los trapos identificatorios en las rejas de la entrada del complejo judicial. Así estuvieron las agrupaciones como: HIJOS, Derechos Humanos, la Asamblea Permanente de La Plata, Visitadores Médicos, Artesanos, La Cámpora, La Gloriosa JP, Corriente Peronista, Pueblos Originarios, Vecinos Militantes de Barrio Limache y de Barrio El Tribuno; el PJ, Abogados de La Cámpora; Memoria y Movilización Social, Sindicato de Prensa de Salta-FATPREN, los jóvenes de ADIUNSA, estudiantes de la Universidad estatal, Movimientos políticos, entre otros.
La vereda del lugar mezcló a policías, abogados, periodistas, vecinos, visitantes y curiosos. Muchos conocían el motivo, esperar la sentencia que debía expresar el tribunal ante los culpables. Estuvieron en medio del rayo impetuoso del sol, al medio día, artistas locales como:  Riqui Zarra, Gustavo Córdoba, Los Quadra. En tanto que los foráneos fueron: Ignacio Copani y Juan Palomino.
Espontáneamente los oradores ocuparon lugares de arenga y argumentos emotivos; acompañaron desde las organizaciones por los derechos humanos: Tito Ríspoda, Oscar Rodríguez (La Plata) y el abogado David Leiva.  Al final del acto, luego de los cantantes hablaron todos los abogados y fiscales intervinientes: Tania Kiriaco, Verónica Molina, Matías Duarte, Jorge Aguad, Martín Ávila, Marcelo Duhalde, Laforgue, Moisés Azzolín, por mencionar algunos. Todos llamados al escenario a dirigir sus discursos, por el nieto del ex mandatario local, Fernando Pequeño.
La organización de este acto solidario para acompañar a la familia Ragone, estuvo a cargo de la Secretaría de DDHH de la Nación; cuyo representante fue Carlos Laforgue (abogado) y por el Archivo Nacional de la Memoria, Marcelo Duhalde (periodista). A nivel local, sería el abogado Martín Ávila quien se haría cargo de los preparativos para la actuación de los artistas, mientras que la movilización de los grupos políticos no tuvo más coordinación que la emanada por cada una de las fuerzas que quiso hacerse presente.
Por allí también se acercaron funcionarios provinciales y nacionales. El gobernador pasó, saludó y siguió su camino, luego de la lectura de la sentencia. Mientras que se quedaron un poco más el ministro de Trabajo, Rubén Fortuny, el presidente de la CAP y de la Cámara baja, Santiago Godoy, el diputado nacional, Vilariño, el intendente Isa, entre legisladores y ediles que pululaban en las cercanías del escenario.
Mayor número, comprimido y apasionado se convocó en la Sala de los Grandes Juicios, donde hubo expresiones fuertes para algunos funcionarios rechazados por la rama dogmática de algunas organizaciones políticas.
Aunque el mayor enojo fue expresad cuando se le aplicó el beneficio de la duda al ex dirigente metalúrgico Zanetto y al ex policía Soraire.

Las contrariedades salteñas

Pese a las críticas encendidas, de quienes recién se animan a decir algo vinculado con el magnicidio. Hay que destacar que el martes se notaron dos posturas: una la que está conforme con la Justicia y la otra, que está disconforme con el fallo libertario, para dos cómplices necesarios.
De el acto participaron el nieto de Ragone, Fernando Pequeño
al micrófono. Matias Duarte, Horacio Azzolín y Martin Avila
La primera, reconoce que 35 años son demasiados pero atraviesan la historia del país y la provincia de par a par y pese a ello, desde el 2003 a la fecha, el contexto político y jurídico en la Argentina, logra movilizar a las causas por crímenes de lesa humanidad. Los acuerdos del menemato, fueron derribados y los cuadros bajados. Consecuentemente, los expedientes comenzaron a moverse. Como sugirió un compañero militante: “Siempre que se llega al cine a mitad de la película, cree el espectador que con su presencia comienza la historia”, sin saber que esto viene de antes y que hay personas que en esa dinámica también padecieron persecuciones, limitaciones y maltrato. Sin embargo, el derecho a exigir por Justicia para las víctimas no se detuvo nunca.
En este grupo, podemos referenciar dos opiniones, una la de Martín Ávila quien ese día dijera: “La sentencia ha demostrado que cuando la Memoria, la Verdad y la Justicia son políticas de gobierno ningún poderoso se puede extraer de la Justicia y el poder judicial debe dar esa respuesta. Lamentablemente recién a partir del 2003 se reabrieron los juicios por violaciones a los DDHH gracias a Néstor y Cristina, pero también debemos decir que mientras la dictadura y la década infame del 90 procuraron impunidad los organismos de DDHH, los familiares, hijos y madres jamás claudicaron en su lucha sin hacer justicia por mano propia sino esperando la justicia desde el estado y respetando todas las garantías constitucionales". Respecto de la presencia del gobernador dijo: "Fue muy auspicioso la presencia del gobernador Urtubey durante el veredicto no solo porque es coherente con su anterior presencia en la apertura del juicio o la del vice gobernador en los alegatos, sino además porque se trata de un juicio que investiga otro gobernador de Salta desaparecido por el terrorismo de Estado, es decir, un estado democrático constitucional que querella a otro Estado; pero terrorista algo único en el mundo por lo que Argentina ha recibido, internacionalmente hartos elogios. Por último su presencia también baja línea y marca un camino a sus funcionarios y a todo el gobierno".
Una segunda opinión, la de Marcelo Duhalde: "Desde la Secretaria de DD HH de la Nación estamos muy orgullosos del trabajo realizado por nuestro abogado Martin Ávila, quien con mucho sacrificio y responsabilidad, llevó adelante este juicio, y otros más, por siete años con resultados a la vista. Esto es lo que siempre quiso Néstor y quiere Cristina, verdad, memoria y justicia, de lo contrario no podrá haber un futuro mejor".

Los desconocedores de la Justicia

Aquí un segundo grupo de personalidades que contrariados por los tiempos, por el fallo, por el momento o la política, sintieron como un acto lastimero, el final del que fuera su ocupación por todo que llevan de vida. A una arenga subida de tono se le sumaron las culpas y los rumores sobre quiénes estaban como supuestos actuantes de la desaparición del ex mandatario. Así encontramos ese famoso cruce de palabras entre el dirigente del PC, Leonardo Juárez, con el empresario mediático y funcionario del Ejecutivo, Antonio Marocco, sobre quien el líder comunista endilgó complicidad en el magnicidio que sufriera Ragone. Inusitado fue que luego de los sucesos y las investigaciones, más aún del fallo, Juárez saliera por los medios a decir que Los Marocco "habían tenido algo que ver en el crimen". A lo cual, sobre el instante, Marocco contestara que el PC debería dar explicaciones por su actuación durante la última dictadura militar en el país.
Marcelo Duhalde dirigente de Memoria y Movilización
El peronismo de derecha de aquella época salió a curarse de las críticas vertidas por políticos y periodistas, pese al inmenso silencio que guardaron los medios locales y nacionales (salvo los pertenecientes al Estado), alrededor del caso en cuestión.
Un debate mínimo se generó en base a las opiniones, pero nada digno de señalar como un cambio profundo. Pues ¿por qué habría de existir algo de tanta relevancia si ni en las escuelas, ni en los hogares se habló jamás del crimen padecido por Miguel Ragone, el asesinato de Arredes o las lesiones a Margarita Leal?.
Esa mayoría de "salteños" que indican algunos críticos, no existe como tal. El común de la gente no se sabe el nombre de los culpables y las nuevas generaciones ignoran los hechos de aquel 11 de marzo de 1976.
Lo peor para la memoria del dirigente peronista, es que con el tiempo y a fuerza de silencio impuesto, los por menores del caso jamás saltaron el cerco del periodismo y el ambiente político.
Como conducta cultural, aquí cuando no se quiere dar entidad a algo o a alguien simplemente se lo deja en el rumor, se lo ignora en la vida pública y se lo manda a la perpetuidad de la indiferencia.  Con esto indico; si en medio de una maquinaria perfecta de ocultar y ocultarnos, se consiguió una sentencia es en sí misma todo un logro.

El dueño del fallo

Hay quienes, quizá con vista a las próximas incorporaciones del gabinete local, aprovecharon la ocasión para enviar elogios al actual gobernador Urtubey, tal fue el caso de la renovadora Mónica Torfe, quien inmediatamente de terminado el juicio dijo a los medios: "El fallo en el caso Ragone, es producto de una política provincial  en consonancia con la del  Gobierno Nacional".

La sentencia leída

Bien sabrá el lector, abordar una pronta búsqueda de elementos, si es que quiere indagar más sobre el fallo, en cuestión. El expediente número 3115/09 con los autos caratulados; Herrera, Rubén Nelson, Herrera Pedro Javier, Gentil, Miguel Raúl; Mulhall, Carlos Alberto; Zanetto, Jorge Héctor, Guil, Joaquín y Soraire, Andrés del Valle sobre encubrimiento en concurso ideal con el tipo penal de omisión, de represión de delincuentes; homicidio calificado en dos hechos en concurso real y lesiones; coacción agravada y lesiones en perjuicio de Miguel Ragone, Santiago Catalino Arredes y Margarita Martínez de Leal, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal en Salta, falló por unanimidad. No haciendo lugar a la prescripción planteada por la defensa de los Herrera y Zanetto; y condenó a Carlos Alberto Mulhall a prisión perpetua, inhabilitación absoluta y perpetua y accesorias legales por igual tiempo que la condena. Costas, por ser autor mediato, penalmente responsable de la comisión de los delitos de homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas en perjuicio de Ragone, Arredes y en grado de tentativa contra Leal, declarándolos delitos de lesa humanidad.
Ignacio Copani y Juan Palomino participaron del acto
junto a artistas locales(Los Quadras, Gustavo Cordoba y Riqui Zarra)
De igual modo el fallo estipuló la misma pena para Gentil y Guill. Aunque luego, aplicó el beneficio de la duda sobre Zanetto y Soraire, para quienes dispusieron absoluciones por el beneficio de la duda, aplicando lo dispuesto en el artículo 3ro del Código Penal de la Nación.  Firmaron este fallo los jueces de Cámara Luis Alberto Giménez, Carlos E Jiménez Montilla y la presidente Marta Liliana Snopek. Con el aval de Denise Blajean Bent de la Secretaría de DDHH.

Opiniones sobre la sentencia

"Nunca más seguro. Nunca menos, no sé si es el caso. La sonrisa de Sorarire me hace pensar que dejamos una parte de la historia en el camino. Me alegra por el alma del Compañero Ragone y por la tranquilidad de su familia, era necesaria una condena. Pero me da una terrible impotencia la convicción de que nunca llegamos. Compañero; ¡Ragone Presente! Descanse en paz" (Germán Voss- La Cámpora- responsable de ANSSES - Cafayate)
"Yo festejo que el juicio se haya hecho, a pesar de los 35 años que pasaron. Pero hubo ciertos toques que me dejaron sinsabores... por ejemplo... ¡qué barato es el precio de una vida!, máximo teniendo en cuenta que era un gobernador, desaparecido en tiempos de democracia, ¿no?" (Eduardo Rivero, periodista)
"La gente todavía tiene miedo de hablar, hay gente que no habló por miedo. No saber dónde está el cuerpo nos da angustia, queda una sensación de que no se hizo justicia plenamente. De todas maneras algo se hizo. Nos sacaron un eslabón fundamental en la familia". (Adriana Pequeño, nieta de Ragone, en declaraciones mediáticas)
“Los encolumnados con Olivio Ríos fueron partícipes necesarios en la desaparición de Ragone, esta es la opinión del dirigente del Partido Comunista de Salta, Leonardo Juárez. Quien además insistió en señalar ante varios medios periodísticos a personajes políticos como Santos Jacinto Dávalos y los hermanos Marocco”. Sus declaraciones también fueron escuchadas por FM Aries, y reproducidas por diarios y periódicos.
También cargó contra el actual presidente del PJ, Juan Manuel Urtubey, al compararlo con Roberto Romero y Juan Carlos Romero. Criticó: “nunca hicieron la más mínima autocrítica ante la desaparición de Ragone”, expresó Juárez.

La segunda parte
Una constante fue la mención en los discursos de la próxima causa RAGONE II que tendrá por objetivo llevar a enjuiciamiento al ex juez Ricardo Lona, a quien señalan como un partícipe ineludible en la desaparición del médico. 



2 comentarios:

  1. Excelente informe, análisis impecable, ¡¡¡Ragone está Presente!!! falta mucho pero allá vamos, abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Con sus más y sus menos el juicio fue un paso importante en la lucha por construir una patria justa, libre y soberana. Nunca menos!

    ResponderEliminar

Me interesa tu OPINION