viernes, 16 de marzo de 2012

#Memoria #Verdad y #Justicia : Demolición del Monumento a Manchalá


Monumento al Combate de Manchalá
que revindica el terrorismo de Estado
Hay personas que llegan a cargos públicos sin concursarlos y muchos menos sometidos a votación popular, están son las personas de las que se puede esperar cualquier comportamiento dado los mecanismo a los que acceden a lugares preponderantes.
Para ejemplificar cuando en Salta ganó una banca para el Congreso Alfredo "Cepillo" Olmedo sabíamos como sería su representación, tal es la situación que hoy vemos al diputado realizando campañas de distinta índole en Buenos Aires. ¿Hace falta recordar servicio militar obligatorio, cupo homosexual, etc.?.
En estos días atacaron mucho a un compañero, que ha diferencia de legislador nacional, es un luchador de los DDHH hace muchos años incluso antes de aspirar a un cargo electivo. Aquí deseo destacar la figura del compañero Martín Avila, quien desde su humilde banca en el Concejo Deliberante de Salta demuestra una máxima que les sonará familiar, "no dejó los principios en la puerta" ...en este caso del Concejo Deliberante. El presento un proyecto ante el cuerpo deliberativo solicitando se gestione la remoción del monumento que emula a un laboratorio de las fuerzas terroristas estatales en los ´70s, conocido como el Combate de Manchalá, emplazado en los terrenos que son patrimonio del Poder Ejecutivo Nacional. Esta iniciativa despertó (aún que en Salta no hace falta mucho) posturas conservadoras y opiniones desmesuradamente derechosas.
Cuál sanedrines salieron a rasgarse las vestiduras ante un hecho de total coherencia, arguyeron "parecismos" y desde una postura hasta autoritaria salieron a querer delimitar cual es el ámbito de jurisdiccional del cuerpo deliberativo de la ciudad.
Aquí les comparto una nota que les pintara un panorama más amplio.

Combate a la derecha

Remoción de un monumento terrorista, despierta encendidos ataques a los DDHH

· Por Alejandra Paredes

Martin Avila es abogado de DD.HH
y Concejal de la ciudad de Salta
El concejal Martín Ávila, otrora abogado por la Secretaría de DDHH de la Nación, llevó un proyecto ante el cuerpo deliberativo solicitando se gestione la remoción del monumento que emula a un laboratorio de las fuerzas terroristas estatales en los ´70s, conocido como el Combate de Manchalá, emplazado en los terrenos que son patrimonio del Poder Ejecutivo Nacional. La última sesión del Concejo, le fue favorable y dejó en claro las posturas que perdonan el accionar militar en contra de los civiles en los '70s.

Los más añosos dentro de la política hicieron críticas duras al pedido del concejal y vicepresidente 2do del Concejo Deliberante, incluso hasta carta de lectores anónimos fueron publicadas, para justificar el terrorismo de Estado en Argentina. Sin embargo, Martín Ávila fiel a sus convicciones en el recinto y ante sus pares defendió su proyecto con los siguientes argumentos: “en este marzo de la memoria y como ciudadano de Salta, hemos recibido una serie de peticiones respecto de la ubicación del denominado monumento al Combate de Manchalá que ha tenido una gran visibilidad debido al uso de la avenida Arenales desde hace poco tiempo. Por ello, menciono que después de la Segunda Guerra Mundial y de siete millones de muertos en Europa. Los Estados han creado y regado al Derecho Internacional a través de Tratados o Convenios multilaterales donde se comprometieron a sancionar, erradicar y juzgar a aquellos Estados que cometan delitos de lesa humanidad. Los delitos de lesa humanidad significan contra la humanidad, aquellos que no solo ofenden a la víctima en si misma sino que ofenden a toda la humanidad y por ello tienen una jurisdicción internacional. Cabe recordar que la Argentina durante la época del cepo de impunidad ocurrido durante el año 1985 y 2003 fue condenada en países como España, Francia y Alemania o Italia por la comisión de dichos delitos y que uno de los jueces que procedió fue Baltasar Garzón, motivo de otro proyecto presentado con los concejales Álvarez y Castro que luego será discutido en una próxima sesión. Pero volviendo a la cuestión de Terrorismo de Estado el que es dirigido de forma sistemática contra una población civil con fines ideológicos o con el fin del aniquilamiento. El Estado tiene un fin irrenunciable e indelegable, que es el bien común y cuando las personas que lo componen se alejan de ello cometen delitos de lesa humanidad de ninguna manera pueden extraerse de la Constitución Nacional o de las leyes que rigen para juzgar a delitos cometidos y que tengan sanciones en el Código Penal y se existió parte de la población civil que cometió alguno, el Estado debió juzgarlos bajo el debido derecho a defensa y luego someterlos a juicio. Pero de ninguna manera se puede permitir desde el Estado el aniquilamiento de las personas, denominándolos subversivos” expuso el Vicepresidente 2do del Concejo Deliberante.
Asimismo el edil de Memoria y Movilización Social, refirió al 25 de mayo de 1975 y dejó en claro que ese día el aniquilamiento de las personas no fue ningún combate, sino un mero fusilamiento de civiles, tildados de subversivos a quienes no se les aplicó el tratamiento de la ley. Enmarcado en lo que se conoció como el operativo Independencia, que aunque estábamos en vísperas del Golpe de Estado del ’76, ya se habían cometido delitos de lesa humanidad. ¿Cómo explicar, sino la desaparición y secuestro del ex gobernador por Salta, Miguel Ragone?, o ¿el asesinato de Obispo Angelelli en La Rioja? O ¿el asesinato de Ortega Peña, diputado en provincia de Buenos Aires? preguntó a los presentes. Así fue que por ello aclaró que no se humilló a las Fuerzas Armadas y que en tal caso eso lo hicieron quienes los redujeron a ser unos tristes encapuchados. “Nosotros queremos que las Fuerzas Armadas nos defiendan”.

Las voces en contra

La voz del fundamentalismo conservador es sin dudas Aroldo Tonini y en ese rol es que expresó: “sin negar el rol protagónico del concejal Ávila en la causa Ragone, lo convierte en alguna manera en un historiador activo porque a la par que estudia la historia, él acciona a favor de elementos que garanticen la eficacia de los derechos humanos, pero es importante que el concejal Ávila cuente toda la verdad histórica sobre este tema, la que pueden acceder el propio Instituto de Investigación y otros institutos del país que no dicen lo mismo que el concejal” dijo irónicamente a la vez que en demagógica postura señaló que el soldado que está en el monumento es símbolo de los 14 salteñitos muertos y heridos, “algunos de ellos son empleados municipales como Faba que trabaja todavía, por eso es faltar a la verdad histórica porque el terrorismo que habla el concejal Ávila fue lanzada por la presidente peronista Isabel Martínez de Perón, si es que se trata de terrorismo de Estado” aludió Tonini. Así mencionó a 143 subversivos atacando a supuestos e indefensos soldados de la patria. El discurso realizado por el opositor Tonini, centró su eje en que por peronista Isabelita no incurrió en tales crímenes y que por subversivos, los civiles fueron ajusticiados por un escuadrón compuesto por lo que llamó “9 soldaditos salteños” y nombrando uno a uno, recordó que Segura (uno de los caídos) tiene compañeros que trabajan en el Concejo Deliberante, dato que a futuro deberá tenerse muy presente. Tonini, emuló a Cecilia Pando defensora a ultranza de los Generales genocidas y ese precisamente es un discurso que hace permanente apología a la intolerancia y a la justicia por mano propia.
Consecuentemente, Pérez Estrada y Zapata, también apoyaron la postura del conservador Aroldo Tonini que solicitaba el pase a comisión y correspondiente cajón del proyecto que de igual modo fue aprobado y salió airoso con el voto a conciencia de los ediles oficialistas.
A modo de corolario; el ejercicio permanente de la concientización de los derechos humanos y la memoria activa aun en Salta, debe poner blanco sobre negro esa base ideológica que defiende el odio y la intolerancia ante las víctimas de un Estado que practicaba el castigo, la persecución, tortura y desaparición de sus propios ciudadanos. Además, hay que mirar con la cruda verdad de lo sucedido que el monumento en el Regimiento militar no es para reivindicar al conscripto Brizzi, desaparecido, ni tampoco a Omar Carrasco –muerto en los ‘90s por abuso de autoridad- practica del Ejército impune entrenado por la dictadura.

3 comentarios:

  1. El monumento es un reconocimiento al valor en combate, no comparto la justificacion del concejal Avila. como siempre es efectivo atacar a los militares solo cuentan la mitad de la historia y justifican a los caidos del ERP Y NO A LOS CAIDOS QUE DEFIENDIERON, DEFIENDEN Y DEFENDERAN NUESTRA SOBERANIA.
    CRISTIAN

    ResponderEliminar
  2. No hay mitad de una historia. Hay una historia, un pasado. Un pasado de horror que revindican quienes defienden el monumento, Oh Casualidad! son los mismos que defienden la dictadura, pero no tienen los huevos de confesarlo.
    ABAJO EL MONUMENTO VERGONZOSO!

    ResponderEliminar
  3. Mas que demolerlo lo ideal sería realizar una identificación bién panorámica en homenaje a la MEMORIA con la identificación de lo que verdaderamente representa con nombres y apellidos esa NEFASTA y GENOCIDA pirámide que culmina su vértice con una pose destructiva del soldado argentino.

    ResponderEliminar

Me interesa tu OPINION