jueves, 8 de noviembre de 2012

El lugar para la catarsis


Cacerolazo en Palermo y Barrio Norte

La democracia argentina da otra muestra de amplitud. Siempre ha sido la calle el lugar donde el pueblo lanza TODO. Quien no ha tirado un papel al piso o, resfriado, expelido el tan poco elegante gorgojo. Es así como el pavimento es propiedad de todos y responsabilidad del estado en algunos casos y en otros de nadie.
Hoy tenemos una manifestación contra el gobierno que representa a la mayoría de los que horraron su compromiso ciudadano acudiendo a las urnas; claro que es fácil acudir y votar cuando la opción que resultó más representativa tiene a la cabeza a un CUADRO POLÍTICO. Pero hay de quienes acudieron y no movieron el amperímetro, la impotencia, la incapacidad de trasmitir sus ideas como alternativa de gobierno aun teniendo a favor a la empresa acumuladora de gran cantidad de medios de comunicación; resulta un coctel indigerible. Claro que sesgar la realidad desde la elección del 2011, más que una torpeza, seria una absoluta falta de visión.
Es habitual en las charlas, al menos en las que participo, caer en la revisión semántica de las palabras. En este blog hable alguna vez de "soberanía" y trazábamos el paralelismo de la connotación que este termino tuvo para los patriotas, para los dictadores y ahora para nosotros. Hemos resinificado muchos términos que eran del uso habitual en la política y hoy estamos frente a un nuevo desafío; así como hay palabras que mudan su significado por el uso vulgar, hay otras que tienen una identidad tan potente que no solo se reafirman sino que se amplían. Es hoy DEMOCRACIA el pabellón con el que queremos envolvernos, sentimos que hemos coloreado ese pabellón de celeste y blanco; pero hay quienes todavía no lo distinguen así. Permanecen en la anacrónica adjetiva y el daltonismo calificando, desde sus limitaciones, como blanco y negro los acontecimientos nacionales.
Si creyeron que existe solo una lectura de la reivindicaciones Nac&Pop (Asignaciones y  jubilaciones universales, re estatización del 51% de YPF, etc) habrán caído en un ángulo proporcionalmente inverso al de la contra, un ángulo obtuso. No se puede repartir si no hay y es allí donde aparece el primer descontento. Todos los estados del mundo para repartir recaudan mediante los impuestos y son eso "Impuestos" no son consensos ni consultas; son aportes solidarios y obligatorios. Los que se rasgan las vestiduras ante el rigor del estado son los mismos que vilipendian a quienes son contenidos por el país; e incluso eluden sus responsabilidades ciudadanas en algunos casos. Situados en esa desidia y "falta" de responsabilidad, arremeten manifestándose en el lugar de todos "la calle"; ese espacio que hoy buscan ganar, ese lugar donde no están acostumbrados a acudir a pie; allí donde se encuentran con la masa que vende de modo vergonzoso su voto para saciar el aún más vergonzoso hambre.
Esta noche acudirán los que se sintieron ofendidos con el matrimonio igualitario, con el reparto de guita para los pobres, con los juicios con condena efectiva para los ultrajadores de la democracia; con los que estaban acostumbrados a dolarizar la economía familiar y también estarán aquellos que en su vida compraron un dólar, aquellos que saben que en Noruega la calidad de vida es miles de veces mejor que en la Argentina por que lo leyeron en Clarin, La Nacion o TN pero nunca salieron del país, los que se creyeron el cuento de que por no ser parte del 54% quedaron fuera del país, los que todavía no comprenden que la vida en democracia les permite crear alternativas desde adentro del país. Y todo este es perfeccionamiento de la democracia ampliando el alcance de otra palabra "Libertad".
Conozco a pocos de los que leen este blog y a ellos les estoy agradecido en plenitud. Antes de concluir con este ejercicio de libre expresión destaco dos cosas:
1- Al #8N no voy por que tengo los 365 días del año para manifestarme libre y soberano.
2- Opinión y culo tenemos todos, aquí he expuesto ambos.