martes, 4 de febrero de 2014

♫ Soy soldado...♫

Les comparto este texto del compañero Magirena, palabras que andaba necesitando.


La Soledad de Cristina Mandar obedeciendo, dijo el subcomandante Marcos de los indios insurgentes de Chiapas. Así lo reivindicó después el aymara y presidente boliviano Evo Morales como signo de su gestión. Mas de medio siglo antes otro indio, el tehuelche Juan Perón, construyó su experiencia política y su doctrina escuchando al Pueblo. Esa fue la característica de las mas audaces medidas durante los mandatos de Cristina Kirchner, la que gobierna escuchando. Es que cada una de ellas fue primero bandera de la militancia. La nacionalización de los fondos de pensión fue lucha de los trabajadores de Apops desde el día en que se enajenaron. Los trabajadores de Aerolíneas lucharon por su nacionalización con paros, protestas y denuncias. El grupo Moreno reclamó sin tregua la recuperación de YPF. La coalición por una radiodifusión democrática bregó sin descanso por una ley de medios. El FreNaPo logró 3 millones de votos para la creación de un ingreso universal para terminar con la pobreza, como la AUH. Las organizaciones piqueteras reclamaban cooperativas para trabajar. Los jubilados pedían un régimen de actualización de sus haberes. El grupo Fénix proponía una gestión nacional de la economía con protección de la industria local...son, tal vez, los ejemplos testigo y todos tuvieron su expresión en las calles. El fundamento y el señalamiento del rumbo. La política de masas funciona de ese modo. Eva Perón encabezó las luchas por el voto femenino sin tener ningún cargo en el gobierno y señaló con claridad que "donde hay una necesidad nace un derecho", saliendo a buscar a los necesitados. Evita fue el emblema de la militancia sin ser nunca funcionaria ni candidata. Estaba con los desposeídos para indicar el camino. Pero hoy...Qué pasó con la militancia que se quedó callada? No es militancia la que deja de proponer para esperar, aplaudir y argumentar pretextos por lo que no se hace. Es rol de la militancia ser el copiloto de la conducción! Cuando el piloto conduce y pone su atención y pericia en su vehículo y el camino, su copiloto lee los mapas y señales, advierte los cruces y características topográficas e indica el rumbo. Sólo quien tenga una mirada ingenua de la política cree que el que conduce necesita simplemente que lo acompañen y, tal vez, que le ceben unos mates dándole charla para que no se duerma. La verdad es que, más allá de las consignas y los micros, los que detentan y administran el título de militantes han dejado sola a Cristina. Quién se atreve a leerle un mapa? Quién se tomó el trabajo de aprender a leerlo? El marketing que hoy maneja la política está sugiriendo que ésta militancia, que acata y aplaude sin proponer, es la nueva política y aquella, que nunca suspendió la protesta, la lucha, y la propuesta, bancando con el cuerpo sus convicciones y también su gobierno, es el problema. Escuchamos a Cristina rogando ayuda porque ella no puede sola! Acaso queremos que también nos diga cómo, nos despierte por teléfono y nos mande un remis? El enemigo está desplegando todo su poder de fuego y sólo respondemos con justificaciones. Las distribuidoras eléctricas, en las cuales tenemos directores nombrados por el Ministro de Economía en virtud de las acciones que están en manos de la ANSES, conspiran con los medios de comunicación hegemónicos para desmoralizar a la población. El gobierno amenaza con intervenirlas y no lo hace. No lo hace porque nadie reclama eso!!! Dónde está la militancia movilizando protestas contra ellas? Dónde está la movilización que pida la nacionalización de los depósitos y del comercio exterior para ejercer la soberanía política y la independencia económica y que ningún mal parido pueda generar una corrida cambiaria, en un mercado donde los narcotraficantes lavan, logrando licuar el ingreso de los trabajadores argentinos? Estamos regalando la impresión de que no queremos eso. Estamos dejando que la opinión publicada se tome como opinión pública. Estamos desperdiciando la posibilidad de que Cristina diga a las corporaciones: "mire, yo hubiera dejado esto un rato más pero el pueblo lo está pidiendo"... Estamos inaugurando el miedo en el país en el que Néstor Kirchner le dijo al presidente yanky en Mar del Plata, a las corporaciones en sus discursos y a los genocidas en el colegio militar que no les temía. En momentos de incertidumbre lo único inteligente es aferrarse a las certezas. Hoy Cristina es lo más cierto que tenemos y la estamos dejando sola.. Si el monopolio de la mlitancia actúa como obturador y no como puente se lo tenemos que decir desde atrás de las vallas. Perón decía que tener reservas mentales para decirle al compañero que algo esta mal es una especie de traición. Dardo Cabo, héroe del comando Cóndor, sentenció después que el obsecuente tiene destino de traidor. No tenemos intereses particulares ni patrimonio individual que perder. No estamos cerca, no subimos al palco, no somos funcionarios ni estrellas del espectáculo, no estamos invitados a los actos. Somos los que vemos a los que sólo estan cuidando su muy pequeño espacio de poder y a los que ya estan juntando sus cosas y estudiando la.oportunidad para irse. Somos los que cuidamos los trapos. Somos la retaguardia, en esa consideracion marketinera de la política. Somos los que perdemos, cuando se pierde todo. Somos pueblo. Somos la garantía del proyecto. Somos la Patria. Y cuando la Patria está en juego -nos enseñó San Martín- vale todo menos no defenderla.