jueves, 29 de enero de 2015

#ChocolatePor...

Por norma suelo encarar un libro por etapas e intentando formarme criterios sobre lo que leo pero al hallarme frente a una historia que hace a las leyendas de la tradición salteña, me vi envuelto por el relato y recopilación histórica, casi como rememorando sufriendo a la par del protagonista. Aun cuando la autora advierte de la tentación ante la ucronía me resulto moy difícil resistirme (por ahora salí airoso). 
Un líder que sacrifico muchísimo por un sueño de patria que trascendía su época considerando que, a pesar de su insistencia, que puede hallarse dentro de muchas otras; no teníamos una constitución. 
 Les comparto uno de los documentos se encuentra copiado en "La tercera gesta, visibilización de la hisotria del General Martín Miguel de Güemes" de Violeta Herrero

Bando emitido por el héroe salteño en la ciudad de Jujuy, el 22 de abril de 1819

"D Martin Güemes, Coronel Mayor de los ejércitos de la Patria, gobernador intendente y comandante general de esta provincia. Habitantes de Jujuy: una sana experiencia me ha convencido que son, y han sido inútiles los desvelos, fatigas y esfuerzos, que han emprendido el gobierno por la felicidad general, y bien particular de los ciudadanos, a causa de que los enemigos que viven entre nosotros ponen en conflicto y aun en la nulidad de las medidas adoptadas contra los tiranos. Por todas partes está por éstos sembrado el germen de la discordia, de la seducción y de la desunión: no se ve más que ánimos dispuestos a acabar con nuestra existencia. La provincia de mi mando presenta mejores testimonios de esta verdad, porque mantiene en su seno una porción considerable de aquellos ciegos instrumentos de la tiranía. Ella es en el día el sostén de las demás del Estado: es una vanguardia del ejército auxiliar. Entre nosotros, por esto no debe haber un solo hombre que la perturbe, y por cuyos principios, usando de consideración, he tenido a  bien por virtud del presente ordenar y mandar lo siguiente:
                “Que todo hombre europeo, o americano, vecino o residente, que no quiera estar bajo las armas de la nación, se presentará sin el menor recelo dentro de ocho días ante este gobierno a recibir francamente su pasaporte, y marchar en el término que se señalará a vivir con los vasallos del rey Fernando.
                “Que todo hombre americano o europeo sin excepción, que quiera vivir en el territorio de las provincias libres del Estado, defender los sacrosantos derechos de la Patria con su vida e intereses, y obedecer dentro del mismo término asignado (menos si esta alistado en las divisiones de gauchos o tropas de línea), dispuestos a tomar las armas, y marchar al frente de los enemigos en defensa de la nación a los destinos que se le señalare. Con prevención de que todo aquel que no se presentare, como llevo mandado, será tratado como reo y castigado por egoísta en el fuerte del Río del valle.
Habitantes de Jujuy, amigos de la libertad. El celo por la felicidad del país tanto como por evitaros las desgracias que habéis sentido, me han hecho tomar la medida, que acabáis de escuchar: ella os acreditará la liberalidad de mi corazón. No quiero veros más envueltos en lágrimas y sangre. Separemos de nosotros a esos ingratos, para asegurar nuestra vida, nuestros intereses y el descanso en el dulce seno de nuestras tiernas familias; no temáis a esos cobardes: corred presurosos a humillar su orgullo hasta sepultarlo en el olvido, y recoged sobre sus cadáveres los laureles que os han preparado para que dejéis escrito a la posteridad un eterno ejemplo de valor y constancia, que excite su emulación. Venid mis bravas legiones el arte de pelear, os enseñare la senda del honor y de la gloria. Publíquese, Jujuy veinte y dos de abril de mil ochocientos diez y nueve. Martin Güemes”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION