miércoles, 1 de julio de 2015

El popular Alexis Tsipras (Αλέξης Τσίπρας από την πόλη)



Resulta un triste reflejo del pasado observar lo que sucede en Grecia. En los libros de historia mirar a Grecia era mirar los principios filosóficos del mundo occidental sin embargo, como los antiguos griegos decían, la historia es circular y hoy se ve a los helenos ante una refundación no solo de las estructura estatal sino una reforma de los valores éticos sobre los valores económicos.
Para los argentinos no es sorpréndete presenciar las maniobras de las que son capaces los organismos multilaterales del capitalismo que fijan objetivos de rentas extraordinarias para los adquiridores de deuda soberana de los países. ¡Ajuste! es la sugerencia, concejo, requisitoria y orden que, sin importar el lugar del mundo, profieren.
Una medida acertada por parte de Alexis fue reabrir el canal nacional de TV, más allá de lo que el referéndum dictamine, la experiencia advierte, necesitará el pueblo griego una fuente próxima al gobierno que transmita de forma llana y nacionalista los porqué de las medidas para resistir los ataques que el poder del capital confecciona para debilitar la legitimidad de las políticas soberanas.
No se puede pagar la deuda adquiriendo más deuda, menos aun cuando el interés con el que pretenden prestar es mayor al de la deuda a pagar.
Los ajustes solicitados por los organismos de crédito siempre apuntan a asfixiar a las poblaciones lesionando el acceso a los que, por su condición de derechos humanos, no deberían faltarle a ningún ciudadano: Salud, Educación y Trabajo.
Más allá de la convulsión propia de la difícil situación que hoy le toca vivir a Grecia, tienen la posibilidad de utilizar el mecanismo democrático que le garantice la soberanía. El NO al ajuste es solo un cuestión de tiempo y salir del ᾍδης Hadēs, también.  
Molto piu avanti Grecia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION