miércoles, 15 de junio de 2016

La grieta entre la alegría y la justicia

Durante el gobierno anterior los medios porteños construían una razón para quejarse de las políticas populares y atacar al gobierno en un solo paso. Por otro lado pero paralelamente se constituían métodos judiciales para atacar los derechos que avanzaban en el ámbito legislativo y ejecutivo. La consolidación del fundamentalismo anti-k se caracterizó por impermeabilizarse a los diálogos políticos donde los fanáticos k argumentaban por encima de las acusaciones de corrupción. Toda esta danza desplegada sobre el escenario de los medios dejaba escaso lugar a la corrupción más tradicional, aquella que existe desde los tiempos de la dictadura, aquella donde la oligarquía se adueñaba de las riquezas del país, de la plusvalía mientras evadía. Sucede que la política anti evasión del kichnerismo desarmó muchos de los privilegios con los que había contado durante mucho tiempo los rentistas. Claro queda que durante el kichnerismo no se eliminó la figura de los "amigos del poder" pero si fueron cambiados. Los históricos beneficiarios de las prebendas constituidas mediante la simulación de las licitaciones públicas no perdonaron que se promoviesen nuevos beneficiarios menos aún que hayan existido políticas que se ocuparon de atacar, a palabras de Esper, sus derecho a evadir para volcar ese dinero a los subsidios de los servicios públicos para todos los argentinos porque hay que recordar que el subsidio era un beneficio que alcanzaba a todos los hogares, al cual había que renunciar si se estaba en desacuerdo.
Mauricio Macri no es Nicolas Caputo sin embargo comparten empresas, en los #PanamaPapers no figura Caputo figura Macri, a quien absolvieron sin mayores investigaciones por las probadas escuchas ilegales fue Macri, quien modificó su declaración jurada dejando en evidencia su delito de evasión al fisco es Macri. Cuando intentan constituir a José López, a Lázaro Báez (o al menos antes que saltara su vínculo con Macri), Fariñas o Brancatelli en representantes del kichnerismo y mediatizarlos con ese status me pregunto ¿cuándo estas personas se sometieron a un proceso de votación que los legitimara como lo que los medios pretenden constituirlos?.
Cristina continua siendo absuelta en el ámbito judicial de las falsas acusaciones que se esgrimieron en su contra pues cuando uno puede hacer uso de su legítima defensa dentro del sistema de derechos y garantías que proclaman nuestras leyes se puede recuperar el status de ciudadano libre, suerte que no corre para Milagros Sala y aun así ambas condenadas reiteradas veces por la misogínia del cuarto poder. Macri continúa respaldado por sus cómplices, los medios y el poder judicial, consolidando un triunvirato en detrimento del poder legislativo que es sin dudas el poder más legitimado por los mecanismos democráticos de su designación y forma de trabajo.
A la espera de un país favorable espero que la historia se encargue de que para todos sea justicia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION