martes, 13 de septiembre de 2016

#MiniDavos en Acilbuper

Hace un par de meses que quienes responden al actual gobierno (votantes y dirigentes) aluden a la Pesada Herencia para justificar las políticas económicas que implementa el mejor equipo de los últimos 50 años. Pusieron la república al revés con el fin de PROseguir saqueando el estado. El desdén hacia las clases populares que refleja la calle casi no tiene espacio en los medios de comunicación porteños como así tampoco los delitos perpetrados por los actuales gobernantes durante sus años de evasión impositiva y lavado de activos en paraísos fiscales. La prensa internacional se hizo eco de los actos delictivos de varios integrantes del gobierno pero el asombro se produjo por la conducta encubridora de la considerada libre prensa; que siempre ha sido libre empresa, no más.
La construcción del concepto Mini Davos es la continuidad de un impecable implementación del marketing. Puertas adentro del país los Mini Davos fueron la "pobreza cero", la "no devaluación", la "estabilidad laboral", el "segundo semestre", entre otras muchas que podríamos recordar. El 15 de diciembre, solo 5 días después de asumido el actual presidente decretaba la devaluación monetaria y esa es una realidad económica con la que pueden contar los capitales foráneos pero de allí en más ¿creen que darle su dinero a un gestión que ha colocado al estado en condición de quiebra es una Smart investment?.
En los días venideros querrán hacerles creer que podrán adquirir una porción del estado argentino y que no es una inversión de alto riesgo, intentaran hacerles creer que la coerción que ejerció Paul Singer es una práctica que puede realizar cualquier inversor global. Lo concreto desde el punto de vista social es que Argentina se está constituyendo en un escenario de convulsión social donde la única inversión viable es la importación ya que las medidas económicas iniciaron un acelerado proceso de derrumbe del mercado interno, destrucción de las empresas nacionales y generación de pobreza. El pueblo argentino viene de una reciente experiencia de participación popular, lo que implica que las calles son el escenario habitual donde se plasma el descontento. Las redes sociales lejos de ser una herramienta catártica son el ámbito anónimo de organización popular.
La seguridad jurídica es hoy más falacia que nunca ya que un país donde el congreso es un recinto donde resuenan las voces de la buena voluntad que son vetadas por el poder ejecutivo y a estos administradores se le escapan muy cómodamente de las manos los asuntos que le son pertinente, responsabilizando, al que democráticamente es el poder más débil, el judicial.
Mientras la republica continua de cabeza habrá que esquivar que te inflen la cabeza como globo y aprovechar el espacio para pensar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION