jueves, 9 de febrero de 2017

#Tetazo vs Pijazo

Inverosímiles escenas de indignación leí en las redes sociales. Desde el famoso "no me representan" seguido de los más desopilantes comentario; la cantidad de gente que se sintió no representada pero aun así conculcada por el tetazo fue (y continua siendo, hoy a tres días del suceso) un "montón". Poco importo que se explicase que mamas tiene todos los mamíferos y cuando se dice todo se hace una muy compleja referencia a todos, es decir machos y hembras (en su acepción zoológica). Pelotudas, estaban al pedo, cochinas, etc. fueron algunos de los adjetivos con los que se refirieron a esta personas que descubriéndose los pechos dejaron al desnudo la enquistada dialéctica machista de una sociedad que vive tras la búsqueda de un cambio pero les construye un cadalso a cualquiera que amenace el statu quo.
Las tetas volvieron a vender, al contrario de lo que expresaba la consigna de que la única teta que no es inmoral para esta sociedad que se enajena con pornografía y violencia es la operada; la que aparece en la TV, "la que vende" las tetas fueron noticia. No puedo escapar al asombro que me produce el perspicaz  modo en que fue tratada la movida. Se siguió hablando de "la teta", no como parte de la anatomía de una persona sino como un objeto. ¿Me pregunto que hubiese sucedido si salían a marchar con un consolador o algún sex toy?.
En Salta se realizó la manifestación en un lugar que denominaron tradicional, el monumento a Güemes; resultaría como mínimo torpe no reconocer el valor simbólico del monumento sin embargo el monumento se empezó a emplazar en la década del '20 del siglo pasado y fue inaugurada por la primera dictadura argentina por febrero de 1931. Por otro lado la plaza 9 de Julio, más allá de que su nombre haya variado, geográficamente es y ha sido desde que existe la ciudad de Salta el centro pero cuando se está en la búsqueda de ofenderse cualquier cosa es válida. Quiero recordar que la falda del cerro San Bernardo; cuando se eligió como lugar para emplazar el monumento al caudillo, libertario y anti centralista era la zona más propicia para no incomodar a la oligarquía cuyos integrantes más añosos todavía recordaban a Güemes como un tirano por obligarlos a participar de la resistencia contra las tropas españolas.
En la CABA fue ,por razones obvias de convocatoria, más ruidosa sin por esto moverse un ápice del compromiso con las consignas libertarias claro que así como el foco estaba puesto en las tetas la cobertura en la capital federal se hizo zoom en el patrullero pintado, como si a la salida de un partido de futbol nunca hubiesen sucedido cosas similares. Sin alusiones camiseteras recuerdo el descenso de un equipo del barrio de Núñez.
Todavía voy a guardar la esperanza de que la sociedad salteña rompa con los mandatos centralistas y la visión recalcitrantemente machista aunque debo admitir que por ahí creo que al candado que protegerá mi esperanza contra la erosión de la exposición he de colocarle un temporizador para que libere ese anhelo luego de mi muerte. ¡Qué cantidad de mierda añejada! fueron con suerte 15, de las (talvez) 40 mujeres, las que desnudaron su torso pero es incuantificable la cantidad de mensajes condenatorios que genero esta movida para mí esa fue una evidencia irremisible de que somos una sociedad fundamentalistamente machista.

El pijazo

Horrores de una lado, horrorizados del orto... o de las tetas. Eso.
No cabe dudas que necesitamos replantearnos la taxonomía socio-genital pero ¿no se nos estará pasando algo?
El gradualismo murió el 15 de diciembre del 2015 cuando de un decretazo devaluaron el peso argentino, a eso le siguió el aumento de los servicios, los despidos el aumento de los productos alimenticios, la suba de los combustibles... pero a no equivocarse esto no son diferentes porongas es una sola que entra y sale con saña fisurando la dignidad, el bienestar y los derechos del pueblo pero claro como a muchos les entra por atrás y no lo ven en internet ni tienen la costumbre de mirar hacia atrás como para cerciorase que no la están cagando prefieren negarlo.
Mi esperanza seguirá guardada; ojalá y empecemos a indignarnos con las obscenidades de las que somos víctimas y despenalicemos la anatomía femenina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION