jueves, 9 de agosto de 2018

El fútbol es el reflejo de la sociedad



Dado que el deporte, la cultura de la competencia y el insoslayable exitismo la frase que titula ha sido utilizada con impunidad y sin reflexión profunda. Hemos asistido a un verdadero muestreo de la sociedad, la votación en el Senado de la Nación del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo merece la consideración de "Reflejo de la sociedad" y reflejo desde la noción de la física; hemos enviado luz al congreso y la imagen que nos devolvió nos llenó de interrogantes. ¿Esa imagen no representa?¿somos realmente eso que se ha evidenciado? para los fines resultadistas; es que la realidad de nuestro poder legislativo, tan mentado por ser el más democrático de los poderes, nos ha dejado con desazón. Habrá quienes hoy vean como un triunfo la continuidad de las norma de 1921 que delimita el marco legal de una actividad que como gran parte de la sociedad se encuentra al margen del sistema. Hemos postergado por un año más (como mínimo) la adaptación de la ley a las necesidades de la sociedad.
Esta es nuestra realidad, por más que nos rehusemos a aceptarla pero si francamente queremos cambiarla será hora de abandonar los fanatismos, aquietar los ímpetus y poner a funcionar el cerebro. El próximo año el sistema de gobierno representativo, al que adherimos como nación, nos ofrecerá la posibilidad de modificar esa imagen; es nuestro deber prepararnos para ejercer con conocimiento, coherencia y conciencia el derecho al voto.  

miércoles, 18 de julio de 2018

El sofisma del "peronismo modernizado"

No quisiera ahondar en los sentimientos que me moviliza ver repetirse la historia, ante esta redundancia claramente la sorpresa no forma parte del combo de emotividades que debemos intentar escindir.
La modernización del peronismo es una premisa, falaz, que los gorilas y traidores promueven desde el golpe del '55. Personajes que intentaron parasitar el movimiento nacional justicialista siguen existiendo, ya que el término "peronismo" ha convocado, y convoca, a muchos argentinos esto constituye una tentación para las ambiciones de conseguir un salario extraordinario del estado (Calcaterra y Caputo son ejemplos de otra clase de parásitos).
En jerga militante hablamos de vandorismo, aludiendo al dirigente gremial que proponía un peronsimo sin Perón. Hoy la propuesta es converger excluyendo a la referente popular Cristina Kirchner, es el intento de una facción de la "clase dirigente ""peronista""" de no soltar el caudal electoral del movimiento nacional justicialista "ayudando al gobierno de cambiemos a que le vaya bien" en las próximas elecciones.
Sergio Massa fue escolta y legitimador del primer tramo del gobierno de Macri, algo que fue minándole la imagen por lo que terminó llamándose a cuarteles de invierno con la esperanza de que el olvido restituyese un poco su disfraz de opositor.
El caso Urtubey es similar más los matices y el relato hegemónico lo pintó como "el peronista en cambiemos", una aviesa construcción para cazar desprevenidos y "apolíticos". Urtubey fue desde el año 2008 el menos kichnerista de los kichneristas, desde diciembre del 2015 de los gobernadores más cercanos al presidente y desde siempre un oligarca en el peronismo.
Lo cierto es que muchos de estos dirigentes les resultan ajenos a los intereses del pueblo, son hijos de las gestiones neoliberales por lo cual se sienten cómodos con este gobierno pero se aferran a denominarse peronistas; no quieren soltar lo que ellos constituyeron como franquicia tras vaciar de doctrina, de ideas y de afiliados al Partido Justicialista. 
El sofisma de la modernización invita al pragmatismo electoral. Cierto es que el peronismo siempre fue frentista pero la pregunta que debemos hacernos es ¿perseguimos el triunfo o queremos gobernar?. La revolución de la alegría demoró 5 días en iniciar su plan de gobierno contra el pueblo devaluando la moneda nacional y solo unos meses después vimos a los que en campaña eran defensores del proyecto nacional y popular votar derogando las leyes de pago soberano arrojando la soberanía económica a la voracidad de los fondos buitres. 

miércoles, 9 de mayo de 2018

La reivindicación de los normalizadores

La campaña de reposicionamiento de marca
La contundente victoria de los candidatos de cambiemos en los principales distritos electorales del país en 2015 y en 2017 fueron triunfos categóricos de la hegemonía comunicacional, aquella que tiene sede unitaria en la CABA y que tiene voceros determinados, un pequeño grupo de personas designadas para transmitir el mensaje enajenador del que son víctima los apolíticos y apartidarios.
Una de las batallas frontales libradas por el gobierno nacional y popular se dio con aquella hegemonía, la ley de medios fue la herramienta federalizadora de la comunicación sin embargo muchos, no todos, de los que accedieron a la explotación de frecuencias radiofónicas formados por los criterios editoriales de Clarín y La Nación terminaron fieles a esos lineamientos olvidando la lucha por construir una comunicación plural que refleje federalismo.
Los destacados como "periodistas" en la televisión porteña fueron furibundos militantes de "el cambio" y complacientes argumentadores del oficialismo desde diciembre del 2015 sin embargo la ejecución de las políticas del manual de gobernanza neoliberal va produciendo los resultados esperados y señalados durante "la campaña del miedo", allí se encuentran en un dilema pues de continuar con la obsecuencia podrían hallarse en la situación de evidencia como la vivida durante el gobierno de Cristina Kichner o reconstruir la mitología de "periodista independiente" con la que han rentado desde que tengo memoria. Lo cierto es que la pose de ciudadano reflexivo es solo la consecuencia de las encuestas, la réplica exacta del pragmatismo utilizado por los representantes partidarios de la estafa constante al pueblo trabajador. Se que habrá quienes no querrán ver, reflexionar ni cuestionarse esa identificación que hoy proyectan en los ungidos de la hegemonía mediática pero es necesario hacer el intento de llamar a la perspectiva, tal vez algunos logren despertar del letargo.