jueves, 4 de agosto de 2016

Argumentación dialéctica vs el dogma del odio

"¿Qué pasa? ¿que no entienden que nos están cagando a todos?"... lo churo es que esa frase puede pertenecerle a cualquier vereda de la pavimentada grieta que constituyeron los militantes del dinero. De repente intentar consensuar se volvió épico porque ya no importa cuales son las ideas que argumentes siempre existirá quien esgrima como contra argumento una falacia referenciando a un personaje; pues son los medios porteños quienes construyen mediáticos ya que son los que tienen la guita para realizar las inversiones que le permitan tener repetidoras en todo el país y ojo que no hablo de los periodistas o de quienes intentan ejercer el periodismo, que pone el foco en las causas y las consecuencias sino en ese engendro que por deriva semántica es hoy considerado periodismo, esa profesión que mezcla ser personaje, conductor, panelista, mediático, famoso, opinólogo, víctima, victimario y por sobre todo dueño de la verdad; porque si lo dice la televisión debe ser verdad. Recuerdo lo compleja que fue la lucha de hacer entender que lo publicado en papel de diario no era una infalible verdad sino que podía pertenecer a una operación político-mediática; fue una lucha. Muchos tomamos nuestras armas dialécticas y arrostramos batalla tras batalla en lo cotidiano ejercitamos la paciencia para escuchar e intentar razonar con nuestros colonizados conciudadanos. Durante un tiempo los aciertos de la gestión anterior nos permitió ejemplificar con realidades palpables (asignaciones, subsidios, precios cuidados, paritarias, moratoria previsional o sea jubilaciones para quienes laburaron en negro toda su vida, etc.) que las líneas ideológicas del gobierno correspondían hacia toda la población en bienestar social pero seguíamos peleando contra una bestia que baja línea y la dirigencia empezó a no tener la competencia de "responder sin atacar" (¿?). Suena a boludez lo que aquí refiero, ¿cómo peleas sin atacar?... En este momento hay un gobierno de personas que cínicamente toman medidas anti populares pero con cara de póker, se aferran a su verdad sin prestar oído a las críticas populares y continúan teniendo la aprobación de una importante porción de la población que fue cooptada por el dogma del odio que todos los días les insuflaron mediante el que a priori aparenta ser el electrodoméstico más inofensivo de la casa, la TV.  La lucha es descarnada por que constituyeron mediáticamente a nuestra identidad ideológica en estigma y parte de la sociedad cuestiona a la TV como adolecentes que cuestionan a sus padres desde la absurda rebeldía, sin profundidad, sin cotejar con otro ser humano más que por las redes sociales donde más de uno se transforma en un monstro sociópata que oscila del troll al ser con la inmediatez que facilita la virtualidad para terminar revistiendo de una veracidad alucinada a memes y gifs eludiendo la deóntica comunicación para construir un consenso popular que nos guie a un país tolerante, inclusivo, respetuoso y soberano.

jueves, 7 de julio de 2016

#Perogruyadas / El problema de permitir que una nación sea considerada como una empresa.

Un estado y sus instituciones no pueden ser consideradas gerencias, la noción de eficacia y eficiencia desde la óptica financiera aunque no debe ser obviada no puede ser el eje fundamental del funcionamiento de un estado, el aspecto a observar indispensablemente es el bienestar del pueblo. Ahora, ¿qué sucede en los estados cuyas políticas han sido tamizadas por las nociones neoliberales? simple un estado se encuentra dentro del mercado mundial, más allá de los eufemismos o disfemismos con los cuales el periodismo patrocinado por las multinacionales decida reflejar la realidad de un país. Cada colocación de deuda es invitar a particulares a constituirse en accionistas de la "nacion-empresa" que constituyen los gobernantes de turno.
Los procesos de desendeudamientos generan malestar en los intereses foráneos que sienten que pierden poder coincidentemente con las clases oligárquicas cuyo nivel de vida solo puede ser costeado en divisa internacional. Resulta lógico la promoción de corridas bancarias por parte de esta gente que busca ahogar la constitución de un mercado interno en PRO del internacional ya que una independencia económica nacional traza límites a la ambición multinacional privada.
En Islandia, Ucrania, Inglaterra la revelación de los Panamá Papers indignó de tal manera al pueblo que se movilizaron hasta conseguir la renuncia de los empresarios que los presidian.
Las siglas CEO tienen varias traducciones pero considero que "principal oficial ejecutivo" es una útil a los fines de explicar nuestro tópico.
¿Cuál es la noción de hombre de éxito en el mundo de los negocios? Tal vez:
- Haber armado una empresa de la nada
Esto es una absoluta fantasía por muy novedoso que haya sido la invención, a excepción del mundo virtual, la producción a gran escala siempre necesita de una inyección de capital por ende una idea toma dimensiones trascendentales, multinacionales, mediante los mecanismos de financiación.
- Su producto lo podes encontrar en cualquier parte del mundo.
Aquí ya no solo se ha superado la instancia de desarrollo y del primer incentivo capital sino que se necesita de una empresa de logística; siempre y cuando no exista alguien interesado en producir el producto en otras regiones del mundo lo cual es también delegar o ceder un poco del poder de la invención.
Ahora ¿podemos tratar a los recursos naturales de una nación como si fuese un producto de nuestra invención? Trascendiendo las cuestiones deónticas, ideológicas e incluso las morales, si se puede.
Hemos elegido a "exitosos empresarios" para que decidan sobre los asuntos políticos (sociales, económicos, militares, etc.) de nuestro país y ellos gobiernan como gerentes pero no cualquier clase de gerente quienes financiaron la llegada de estos personajes a los cargos públicos lo hicieron, no con la intención de generar desarrollo, sino para re-matar la "empresa-nación"; generar las condiciones para un nuevo concurso de acreedores y quiebra. Mientras un pueblo que ha madurado en cultura cívica a pesar del retroceso dialéctico permite que los enajenen desde el epicentro ideológico de la oligarquía que podríamos adjetivar de nacional dado las repercusiones que tienen sus determinaciones pero que resulta inadecuado calificar de patria; los exitosos empresarios implementan medidas que privilegian a su única pertenencia el dinero.

lunes, 27 de junio de 2016

Con el buche lleno

Desde que el seleccionado argentino le gano al estadounidense me encontraba en el dilema de si quería o no que salieran campeones de la copa américa centenario. Los triunfos deportivos son escenario propicios para la demagogia ya que estimulan el exitismo de los pueblos porque no salen campeones los deportistas sale campeón el país, todos somos campeones; claro que si el resultado es adverso el cadalso del repudio es solo el primer trance del camino que sucede a la derrota. La mayor condena a quienes buscan gloria es el olvido. Quienes vivieron el mundial del '78 se acuerdan de los nombres de los integrantes de la selección, quienes no existíamos reconoceremos a Menotti, Luque, Filliol, Kempes y tal vez Passarella pero estas personas no hacían todo el seleccionado al igual que Maradona más allá de sus proezas no lucho cada partido por sí mismo. Que se entienda un equipo está conformado mínimamente por 12 personas, 1 técnico y 11 jugadores, la lógica dicta que por cuestiones del juego es necesario contar con suplentes o sea jugadores que estén en condiciones de salir a la cancha e incluso poder aportarle un cambio al funcionamiento del equipo si el partido lo necesitara.
Luego de cuatro finales perdidas nos queda la sensación de que al talentosísimo seleccionado argentino le falta algo, algunos hablaran de huevos otros de suerte otros de liderazgo otros empezaran a cerrar el foco centrándolo en la figura preminente de este seleccionado y terminaran apuntando al probado mejor jugador del mundo y de todos los tiempos; el tipo conjuga el fair play, la gambeta, la precisión en pases y disparos, los goles, la perseverancia, la rebeldía futbolística  y ante las miradas de la crítica recalcitrante la falta de carácter. Lo cierto es que Messi le ha dado al seleccionado todo su futbol que es todo lo que aprendió desde niño dilapido todo su prestigio en cada derrota, la paz de su psique en cada entrevista posterior. Recuerdo a un Riquelme vaciado según sus declaraciones ojalá no sea el mismo caso pero de serlo lo que Messi si se ha ganado es el derecho a decir basta. ¿Cómo se entiende que se apunte a un solo tipo por un fracaso grupal? Ojo, en un país donde la lógica trasunta la falacia no tenemos derecho a volvernos fundamentalistas de la victoria. Me resulta curioso como López es la síntesis del kirchnerismo en los medios de comunicación y a Messi le cae la culpa de todo lo que se hizo mal en el seleccionado de fútbol pero a mirar con cuidado en un caso buscaron el efecto de que todos los identificados con un colectivo se sintiesen culpables y se habilitara a quienes no perteneces a endilgarles delitos; en este caso dejan que un joven adulto, con mucho de solamente jovencito, se cargue de culpas por cuestiones que escaparon a sus competencias. Insisto en un país donde se relativiza la conducta individual de los integrantes de un equipo de gobierno cuyas cagadas son consideradas de su fuero personal no debemos, bajo excusa alguna, constituirnos el derecho de juzgar a un simple grupo de deportistas que defienden los colores patrios en una cancha de futbol. El partido importante se juega a lo ancho del Ecuador, a lo largo del Greenwich y nuestro equipo está empecinado en cederle la pelota al capital, donde la soberanía no fue convocada, el técnico esta untado, el juez lo ponen los contrincantes y a la hinchada le cobran un precio desmesurado solo para asistir a la derrota de nuestros valores culturales, éticos y humanísticos. Que buen gol de tiro libre que le hizo Messi a los Estados Unidos.