jueves, 3 de marzo de 2016

#Ideoloque?

Aunque muchos por momentos dudamos del respeto por el republicanismo, luego de tanto DNU, se abrieron las sesiones en el Congreso de la Nación. Con un discurso re-repetido el presidente Macri continúa intentando darle un marco de credibilidad a sus políticas públicas y económicas. Para su fortuna, sin referirnos a los material, desde las elecciones desdobladas del año pasado hemos visto dirigentes que mantuvieron el discurso aprendido durante la anterior gestión para pasar desapercibidos dentro de la militancia popular y así lograr un reaseguro personal ocupando cargos de representantes. Hoy muchos se desentienden de una denominación que los contuvo pero que ayudaron a convertir en estigma. Recuerdo someramente cuando se empezó a armar el llamado espacio "K" con "lo que hay" por esa vía llegaron a puestos preponderantes los practicantes de las artes del paqueteo; tal vez sea esta una autocrítica que todavía resulta incómoda.
Con el desistimiento de Florencio Randazzo post campaña de desprestigio al que a posteriori fue el candidato oficialista, el moderado Daniel Scioli, quedaron sentadas las medidas para confeccionar el traje de la traición. A no equivocarse creyendo que lo de manguera fue el primer rasgo de división, el movimiento nacional y popular supo resistió gracias al compromiso y la organicidad de las bases la muerte del habilidoso armador, Néstor, pero también en aquel momento se habló de una cotización por servicios fúnebres. El cerco que se tendió alrededor de la compañera Cristina debe haber tenido la intención de resguardarla, de alguna forma cumplió su cometido más también la dejo fuera del alcance para muchos dirigentes de tercera línea para atrás. Esa situación generó la consecuente impotencia de esos actores y también potenció el ego de quienes llegaban a debatir posturas y tácticas con la compañera. Aquel núcleo duro endureció sus cabezas y formaron callos que insensibilizaron a los dirigentes quienes viendo el final de mandato empezaron a gestar su continuidad a toda costa.
El baño de humildad relegó a cuadros potables dándole paso a quienes cegados por sus ambiciones ni concibieron la posibilidad de realizar un acto de grandeza; muchos de ellos fueron reelectos o accedieron a una cargo legislativo. Por esa costumbre de relativizar los principios sociales están a las puerta de atentar contra el país, el estado y el pueblo; permitir que se lleve adelante una emisión de deuda por los montos que exigen los fondos buitres será la ruina a mediano plazo de la República Argentina; por supuesto que quienes se esforzaron por ser gobierno solamente por los próximos cuatro años intentaran acomodar las leyes para dejar un país a la talla de sus aspiraciones patrimoniales dejando una huella para retomar a su antojo los privilegios de antaño.
No permitamos que nuestros empleados, diputados y senadores, atenten contra nosotros. Somos el pueblo los dueños de sus bancas, de su tiempo y hasta de su tranquilidad, que hayan cotizado su alma en dólares es su problema; si permitimos que nos traicionen el problema será nuestro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION