martes, 22 de marzo de 2016

#PactosPreexistentes

Un día como hoy se firmaba en San José de los Cerrillos, pueblo situado a escasos kilómetros de la capital salteña un pacto entre el jefe del Ejército Auxiliar del Perú, general José Rondeau, y el gobernador de Salta y Comandante General de Vanguardia, teniente coronel Martín Güemes.
Cuenta la historia que se llegó a aquel pacto gracias a la diplomacia de Magdalena Güemes (Macacha) pero ¿por qué hizo falta un pacto entre el jefe de un ejército patriota y el gobernador de Salta?
Álvarez Thomas envió tropas de refuerzo, al mando de Domingo French y Juan Bautista Bustos para ayudar a Rondeau en la batalla de Sipe Sipe pero con la indicación que "ya que iban para el norte" derrocasen a Güemes y tomaran las armas que la guerra gaucha había obtenido del enemigo. La pretensión porteña de designar un gobernador para Salta por la fuerza fue la carta de presentación que les cerró las puertas de la provincia. Tras la derrota Rondeau insistió en derrocar a Güemes pero donde un pueblo dice presente y basta no existe autoridad remota. La guerrilla gaucha logro la reflexión de los jefes del ejército patriota quienes terminaron firmando el pacto de San José de los Cerrillos donde se reconoció como gobernador al héroe gaucho y encargándole la defensa de la frontera.
El Texto del Pacto comienza diciendo: "Deseando cortar hasta los asomos de desconfianza que unas almas inquietas y perversas han procurado sembrar entre el Ejército Auxiliar y las tropas de la provincia de Salta..." y concluye: "Queda fijada una paz sólida, la amistad más eterna entre el Ejército Auxiliar y la benemérita provincia de Salta, echándose un velo sobre el pasado, en virtud de una amistad general".
Los tiempos de las milicias locales y los ejércitos porteños por el territorio nacional han pasado, hoy nuestros representantes se sientan en un congreso con el mandato de defendernos de los intereses hegemónicos e intentar que toda política que implemente el estado sea para beneficio del pueblo de esta nación. De no ser así que Dios y la Patria...y la historia se los demande.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Me interesa tu OPINION